Archivo de la categoría: Cuentos y narraciones propias

Día de la Paz en el CP Río Henares

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentos y narraciones propias

En el Centro de Día Manolito Taberné

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentos y narraciones propias

NUESTROS CUENTOS

   Haz clic en la imagen y podrás leer tu cuento y el de tus compañeros. Faltan algunos cuentos y bastantes dibujos. Espero que os animéis y los terminéis la próxima semana.       

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentos y narraciones propias

¡VAMOS A CONTAR UN CUENTO!

Juan, el Mago y Laura, la Actriz

Había una vez un niño llamado Juan.

Un día Juan se encontró con su amiga Laura, y  le preguntó:

– ¿Laura, tú qué quieres ser de mayor?

– ¿Yo…? Hmmm… – respondió Laura

– ¡Ya sé lo que puedes ser! – exclamó Juan – ¡Actriz! ¡Se te da genial!

– Es verdad. Y tú, ¿qué quieres ser?

– Yo… hmmm

– ¡Ya lo tengo! – se adelantó Laura – tú puedes ser ¡mago!. Se te da muy bien.

– Sí, es verdad.

Así, Laura se apuntó a “TEATRO” y Juan a un festival de “MAGIA”. Los dos lo hicieron muy bien y se divirtieron mucho.

EVA

 

 

LA BRUJA MALA

Una vez al salir del colegio, mis amigas y yo nos encontramos con una bruja que nos atrapó en una bola gigante.

Teníamos miedo y no sabíamos qué hacer.

A una de mis amigas se le ocurrió pinchar la bola con un pendiente y  pudimos escapar.

Cuando lo contamos nadie nos creía pero lo habíamos vivido.

LAURA

LA NIÑA QUE NO SABÍA LEER

Érase una vez una niña que no sabía leer.

En el cole intentaron enseñarle,  pero fue un fracaso.

No podía hacer nada, hasta que al cabo de unos años aprendió.

ANA

 

JUAN Y SU PERRA

Érase una vez un niño llamado Juan que tenía una perra llamada Nala que siempre le quitaba un calcetín y se lo escondía en el jardín.

La madre de Juan tenía que comprar todas las semanas calcetines nuevos.

Un día a Juan se le ocurrió echar en sus calcetines una bomba fétida. Nala fue a coger el calcetín pero como olía tan mal no se lo llevó.

Así Juan consiguió que Nala dejara de llevarse los calcetines,  pero lo que Juan no sabía era que Nala iba a empezar a coger su… mas eso es otra historia.

JAIME

UN CONEJO MUY ESPECIAL

Había una vez una señora que fue a una tienda de animales, vio un conejo muy bonito y quiso comprarlo pero su marido no quería mas al verla muy triste dijo que sí. Desde entonces es uno más de la familia y es muy querido.

Su hermana también tenía una coneja. Una vez que se fue de viaje le dejó la coneja. Como sólo estaba con la coneja, el conejo se enfadó y cuando se acercaba a él, se iba de allí. Entonces pidió a su marido que estuviera con el conejo hasta que su hermana volviera.

El conejo volvió a ser feliz y a jugar. Todos le querían.

Un día, el marido tuvo que ir a su pueblo porque su padre estaba malito y el conejo se puso triste. A medianoche la dueña se levantó, el conejo estaba enfadado y la mordió.

Ella tenía muchas  pomadas y se dio una. Volvió junto al conejo que arrepentido se acurrucó junto a ella y nunca más volvió a morder.

Es un animalito muy cariñoso y mimoso.

 

RAQUEL

LA NIÑA QUE QUERÍA UN PERRO

Había una vez una niña muy desobediente y siempre pedía a sus padres: “Quiero un perro”, y sus padres le decían siempre “¡No!” Pero un día le respondieron:

– Tienes hasta tu próximo cumpleaños para volverte responsable.

Y así fue, la niña se hizo muy responsable y en su cumpleaños le regalaron un perro.

 

ÁNGELA

 

SOFÍA Y ALICIA

Erase una vez una niña que se llamaba Sofía y tenía una amiga, Alicia.

Sofía y Alicia eran muy amigas y se llevaban muy bien, pero un día discutieron y se dijeron que nunca más volverían a hablarse.

Al día siguiente fingían estar enfadadas la una con la otra pero no se acordaban del porqué se habían enfadado.

A la mañana siguiente en el colegio Sofía preguntó a Alicia:

– ¿Por qué nos enfadamos el otro día? ¡No me acuerdo!

– ¡Yo tampoco! – contestó Alicia.

Así que se pidieron perdón y volvieron a ser las mejores amigas.

 

ADRIANA

 

LA CASA EMBRUJADA

Había una vez una casa que estaba cerca de un bosque. La gente comentaba que dentro de esa casa se veían sombras y monstruos.

Un día mis amigos y yo  decidimos entrar a ver los monstruos de esa casa ruinosa. Cuando sobrepasamos la verja vimos por las ventanas unas sombras terroríficas moverse y salimos corriendo.

Mientras salíamos miramos hacia detrás y nos dimos cuenta de que aquellas sombras terroríficas eran las hojas de los árboles que se movían con el viento y la luz de la luna las reflejaba dentro de la casa dibujando monstruos espeluznantes.

JORGE

EL PERRO DE CLARA

Había una vez una niña llamada Clara.

Clara deseaba tener un perro pero sus padres no se lo permitían. Siempre le decían: “Cuando seas mayor”. Estaba cansada de que se lo repitieran cada vez que se lo preguntaba.

Pasaron unos cuantos años, Clara se hizo mayor, se casó y ya podía tener un perro. Se compró uno: cariñoso, juguetón y mimoso. Era el perro que siempre quiso tener y lo llamó Lulú.

Un día fueron al parque y Lulú se escapó.

Pasó un tiempo, Clara volvió al parque y se lo encontró. ¡Se puso tan feliz!

ANDREA

EL PERRO PERDIDO

Había una vez un niño que quería un perro. El día de su cumpleaños le regalaron uno y se puso muy contento. Lo llamó Tobi.

Un día, el niño salió a pasear con Tobi pero le perdió de vista.

El perro se fue con sus amigos: el gato, Micifú; la tortuga, Tomasa; el perro, Tuc y el hámster, Bigotes, pero no sabían dónde ir. El hámster dijo:

– ¡Ya sé! Podemos ir a una cabaña abandonada.

Se fueron todos a la cabaña y jugaron muchísimo.

Un día salieron a dar una vuelta, Tobi vio un cartel que decía: “¡Perdido perro, llamar al 949215291! “

Tobi no sabía qué hacer. Decidió irse con su dueño, pero echaría mucho de menos a sus amigos.

Tobi llamó a la puerta y el niño al ver a su perro se puso muy contento.

Desde ese día Tobi nunca volvió a escaparse. A veces vuelve a la cabaña a jugar con sus amigos pero siempre acompañado de su dueño.

CELIA

LALITO Y SU PERRO

Había una vez un niño llamado Lalito que tenía un perro al que no trataba bien. No le daba de comer ni jugaba con él, lo maltrataba y no le acariciaba.

Un día Lalito soñó que él era su perrito y que era maltratado. Se levantó y sintió pena por el perrito y desde entonces lo trató bien.

RENATO

JERÓNIMO, EL LOBITO BUENO

Jerónimo era un lobito bueno, no le gustaba matar animales del bosque, era vegetariano.

Sucedió que hubo una gran sequía y Jerónimo no encontraba comida. En el bosque ya no quedaban ni frutas ni verduras y tuvo que irse a otro bosque cercano.

De camino al otro bosque se encontró un cazador que le apuntaba  con su escopeta. Entonces Jerónimo salió disparado y corrió velozmente hasta que le perdió de vista

Finalmente llegó al bosque. Allí había muchas frutas y verduras e hizo muchos amigos.

SERGIO

EL RATÓN Y SU SUEÑO

Había una vez un ratón cuyo sueño era ser el mejor guitarrista del mundo.

El día anterior a su primer concierto pensó: “Estos trapos que tengo no valen para nada”. Entonces cogió todo su dinero ahorrado, se fue al centro comercial y se compró muchas cosas.

A la mañana siguiente se levantó y dijo: “¡Hoy es mi día!” y fue al concierto ♫♪♪♪♫

Todo iba fenomenal y de pronto  al final, clinc, se le rompió una cuerda y todo el mundo se rió de él.

El pobre ratón se fue a su casa muy triste y juró que nunca más tocaría la guitarra.

JOEL

EL HOMBRE ANIMAL

Érase una vez un hombre al que le gustaban los animales.

Un día fue a la tienda de animales y compró un perro.

Después de unos cuantos días lo llevó al veterinario y le puso dos inyecciones.

Cuando llegaron a casa el perro se quedó dormido y al despertarse estaba muy nervioso. Vio a su dueño y le mordió. De repente al hombre le salieron dientes, garras y comenzó a crecerle mucho el pelo. Se había convertido en un hombre – lobo.

DARIUS

EL PERRITO NUEVO DE LAURA

Érase una vez una niña llamada Laura. Laura siempre había querido tener un perrito pequeño y se lo pedía a su padre constantemente:

– Papá, quiero tener un perro

– Cuando sea tu cumpleaños, cariño – le respondía su padre.

Pasaron unos meses y el cumpleaños de Laura llegó. Ese día su padre se levantó muy, pero que muy temprano para ir a por un perro. Cuando Laura se levantó encontró una caja grande, la abrió y… ¡oh, sorpresa!, ¡un cachorro!

– ¡Vamos, vamos!- dijo Laura a su padre- Desayunamos y nos vamos al parque a jugar con él. Tendremos que ponerle un nombre, ¿verdad, papá?

BEATRIZ

 

EL RATÓN QUE QUERÍA SER MÚSICO

Había una vez un ratón que quería ser músico pero su padre quería que fuese cocinero. El ratón se negó y dijo:

– ¡No quiero ser cocinero!

Un día, después de comer, el ratón estaba practicando con su guitarra y lo hacía tan bien que lo contrataron.

ADRIÁN

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentos y narraciones propias